El Blog de La Casona

Asturias, el paraíso de los caminantes….

Asturias, el paraíso de los caminantes…. 940 620 N FCO. GONZALEZ AGUILA

David Escribano

De la costa al interior, te revelamos los senderos asturianos más icónicos.

Caminante, Asturias te espera

Es innegable: la Madre Naturaleza no trató a todos sus hijos por igual cuando decidió bendecirlos con sus preciosos dones. Asturias demostró ser parte de ese grupo de regiones terrestres que fueron su ojito derecho.

Solo eso explicaría que, en un territorio que ocupa poco más del 2% de la superficie de España, se concentren tantas escarpadas e imponentes montañas, cristalinos lagos, frescos ríos, salvajes playas y acantilados, densos y frondosos bosques, y unos extensos valles tapizados por alfombras de verde hierba en la que los caserones de piedra hunden sus raíces, ajenos al paso del tiempo.

Asturias: naturaleza en estado puro

Por todo ello, Asturias es una tierra que debe ser recorrida a pie, sin prisa y con la humildad y el respeto que esa magnífica obra de la naturaleza merece.

Entre tanta belleza, el caminante encontrará complicado elegir cuáles son las mejores rutas senderistas de Asturias. No hay problema alguno: sea cual sea la elección, es imposible equivocarse.

Aquí van algunas magníficas sendas escénicas asturianas que son aptas para todos los públicos.

RUTA DE LOS LAGOS DE SALIENCIA, PARQUE NATURAL DE SOMIEDO

La ruta circular de los lagos de Saliencia es mucho más que una simple caminata en la naturaleza, pues horada unas montañas milenarias en las que las gélidas e insondables aguas de los lagos glaciares reflejan la historia y tradición de todo un pueblo, y de una forma de vida, que se resisten a desaparecer, engullidos por el paso del tiempo y los avances tecnológicos.

La combinación de colores azules, verdes, ocres, rojizos y grises componen una visión que parece salida de la paleta de un pintor loco. Camino de la extensión de la ruta que lleva a contemplar el magnífico lago del Valle no es extraño cruzarse con un pastor que conduce sus ovejas hacia los mejores pastos, que suelen tener que compartir con las omnipresentes vacas.

Senderos en Somiedo

Junto a ellas, como un símbolo de otra época, los obstinados teitos -construcciones de piedra o madera con techado de escoba negra u otros matorrales- siguen en pie, siendo utilizados como pajares o para guardar el ganado.

Al caer la noche, es el momento de los jabalíes, gatos monteses, ginetas u osos, que salen a reclamar un territorio que siempre fue suyo, disfrutando de una tierra esplendorosa bañada por la luna.

SENDA COSTERA DE MUROS DEL NALÓN

No es la luna, sino las aguas del Cantábrico las que bañan, a veces con gran furia, las salvajes y vírgenes playas del dramático litoral asturiano.

Una de las rutas más sencillas y completas para admirar la magnífica estampa costera occidental asturiana es la Senda Costera de Muros del Nalón, conocida como la ‘Ruta de los Miradores’.

El sendero une la población de San Esteban de Pravia -antiguamente, el puerto carbonífero más importante de España- con la playa del Aguilar. Se trata de un trazado lineal de unos 5 kilómetros, que tan solo presenta algunas pendientes pronunciadas al principio y final del recorrido. La recompensa visual a ese pequeño esfuerzo físico es completamente desproporcionada.

Playa de Xilo

La Ruta de los Miradores discurre por arboledas jalonadas por puntos de observación -como los de Espíritu Santo, La Atalaya y Los Glayo- que se abren a acantilados cubiertos de verde, entre los que se asientan, como buenamente pueden, magníficas playas de arenas doradas.

Se puede acceder a esas playas, por lo que la ruta se convierte en una estupenda excursión de día completo, en la que se alternan el baño, el buceo y las caminatas.

Siguiendo la senda de este a oeste, las playas destacables son las de Los Quebrantos -extensísima y situada junto a San Esteban de Pravia-, La Atalaya, Cazonera, Las Llanas, Xilo -una bellísima cala encajonada entre dos impresionantes acantilados- y, por último, Aguilar, la más turística de todas, pues posee un aparcamiento a escasos metros de la arena.

Si se realiza en verano, no pueden faltar el agua, el protector solar y las gafas de bucear, pues bajo la superficie marina la belleza es casi tan llamativa como la encontrada sobre ella.

LA SENDA DEL OSO

Y si los peces son los dueños de los fondos marinos asturianos, hubo un tiempo en el que los osos campaban a sus anchas por las laderas y valles de las montañas astures.

Hoy, sin embargo, el oso pardo cantábrico -una de las subespecies de oso pardo más pequeña del mundo, pero que puede presumir de ser el animal terrestre, en estado salvaje, más grande de la fauna ibérica-, privado en parte de su hábitat natural, lucha por su supervivencia.

Senda del Oso

En la Senda del Oso se pueden admirar a las osas Paca y Molina, que se hallan cuidadas en todo momento por los trabajadores de la Fundación Oso de Asturias.

Por ellas, esta ruta posee ese nombre, pero en realidad el trazado no es más que la réplica del recorrido que llevaba la vía férrea que, en el siglo XIX, servía para transportar el carbón desde las poblaciones de Teverga y Proaza a la de Trubia.

Unos cien años después de su inauguración, la vía cayó en desuso y fue desmantelada, convirtiéndose en una senda perfecta para caminantes y ciclistas.

La mayor parte de los excursionistas parten de la pequeña localidad de Tuñón, desde donde hay unos 20 kilómetros hasta Entrago y 26 kilómetros, tomando un desvío distinto, a Santa Marina.

En la ruta esperan encantadores pueblos de montaña -como Villanueva-, estrechas gargantas, caseríos solitarios, el embalse de Valdemurio, el alocado curso del río Trubia, puentes, túneles excavados en las imponentes paredes rocosas y una densa y variada vegetación que permite una conexión íntima con la naturaleza.

RUTA DEL CARES

También un río y una profunda garganta son los protagonistas de una de las rutas senderistas más conocidas de Asturias: la Ruta del Cares, en los bellísimos e intrigantes Picos de Europa.

Ruta del Cares

Debido a su gran popularidad, es mejor recorrer este mítico sendero limítrofe que une las poblaciones de Caín de Valdeón (León) y Poncebos (Asturias) fuera de la temporada veraniega, cuando la afluencia de senderistas es demasiado elevada.

Este espectacular camino de 12 kilómetros tiene su origen en el arduo trabajo de los más de 500 hombres que, a mediados del siglo pasado, consiguieron mejorar la antigua y precaria senda que permitía el acceso a los trabajadores a la hidroeléctrica de Poncebos.

La Ruta del Cares se puede comenzar tanto de Poncebos como de Caín. Partiendo de Poncebos, al principio hay una imponente cuesta, pero después todo el camino es totalmente llano, atravesando túneles, algunos puentes y pasarelas, y, sobre todo, regalando unas inigualables vistas de la garganta por el fondo de la cual discurren las claras aguas del río Cares.

Desde sus privilegiados miradores, situados en lugares imposibles de las escarpadas paredes rocosas, esas cabras contemplan su reino con la mirada de quien sabe que nunca será conquistado. Y es que así lo quiso la Madre Naturaleza cuando declaró su amor eterno por la tierra asturiana.

Asturias logra sacar al oso de la extinción

Asturias logra sacar al oso de la extinción 754 301 N FCO. GONZALEZ AGUILA

La especie crece un 10% cada año y la FOP cree que ha salido del estado de «en peligro crítico», está «en peligro» y en los próximos años llegará a ser solo «vulnerable»

 

RAMÓN MUÑIZGIJÓN.Martes, 27 abril 2021, 18:48
En el bienio 1993-1994 el oso pardo cantábrico «alcanzó probablemente su mínimo poblacional», con apenas siete osas con crías en el sector occidental y tres más en el oriental. Los últimos conteos, para el periodo 2017-2018, elevan su presencia a las 66 madres en el primero y trece en el segundo. «Se ha producido un incremento del 10% anual», reproduce el nuevo libro de la Fundación Oso Pardo (FOP). El trabajo considera que parte del estatus jurídico y los instrumentos de gestión que han permitido esta evolución favorable se han quedado obsoletos para manejar un animal que cada vez más merodea cerca de las poblaciones y será avistado con mayor facilidad. La tesis de los autores es que las normas vigentes se hicieron para una especie en peligro de extinción y hoy los retos son otros distintos.

En ‘Osos Cantábricos. Demografía, coexistencia y retos de conservación’ el equipo de la FOP analiza por ejemplo el caso de la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. «La población cantábrica de osos se fragmentó en dos a principios del siglo XX al desaparecer los individuos de la zona central», y en consecuencia para la Lista Roja se hizo un análisis independiente de las subpoblaciones oriental y occidental. En los últimos años sin embargo se ha ido incrementando el número de machos que pasan de un núcleo a otro, y el de hembras que sin asentarse en esa zona intermedia, salen de las fronteras naturales de cada subpoblación.

Hoy hay «una sola población»

El resultado es que «en la actualidad existe una sola población cantábrica, y debe evaluarse en su conjunto, como una unidad», sostienen Guillermo Palomero, Fernando Ballesteros, Juan Carlos Blanco, Carlos Nores, José Vicente López-Bao y Carlos González-Antón, especialistas en biología y derecho público.

La Lista Roja ubicó al pardo cantábrico en situación de «peligro crítico» cuando se estimaba en menos de 50 los plantígrados; ahora está en la categoría de «en peligro» al creerse que hay menos de 250 ejemplares. Los autores estiman que en 2019 había 158 osos maduros; de mantener la tasa de crecimiento en el 10% alrededor del año 2024 la especie dejaría de estar «en peligro» y entraría en la categoría de «población vulnerable».

Más críticos se muestran los investigadores con la permanencia del plantígrado dentro del Catálogo Español de Especies Amenazadas (CEEA). En él figura como animal «en peligro de extinción», algo que se reserva para la fauna «cuya supervivencia es poco probable si los factores causales de su actual situación siguen actuando». A juicio de la FOP, los criterios que se usan para decidir quién está en dicho escenario no son aplicables al oso.

Criterios sin cumplir

«No se cumple el criterio A de reducción de la población en los últimos diez años o tres generaciones, no se cumple el criterio B de reducción del área de ocupación en los últimos 30 años, no se cumple el criterio C de probabilidad de extinción de al menos un 35% en las próximas cuatro generaciones» y nada aconsejaría recurrir al cajón de sastre del criterio D, reservado para situaciones de «carácter excepcional».

«Es evidente que el oso pardo cantábrico ha experimentado en las últimas décadas avances muy notables en su conservación» y que todo indica que en esta misma década avanzará en la Lista Roja internacional desde la situación de «en peligro» a la de «vulnerable». Ha mejorado pero «sigue siendo una especie amenazada. Y la irregularidad señalada en los criterios del CEEA compromete seriamente la eficacia de esta herramienta legal para descatalogar adecuadamente y dar cobertura al oso y a otras especies vulnerables», escriben.

Nuevos conflictos

El estatus jurídico a nivel estatal se ha quedado atrás y otro tanto, afirman, pasa con los planes de gestión de Asturias, Cantabria, Castilla y León y Galicia. El del Principado se aprobó en 1990. Los cuatro «son planes obsoletos que tienen que ser revisados incorporando nuevas medidas de conservación que den respuestas a los nuevos escenarios y retos», reclaman.

Que crezca la especie puede «llevar acompañado un aumento de interacciones negativas entre el oso y el ser humano», previenen. «Puede ser esperable que, localmente, aumente el número de daños a colmenas, a los árboles frutales y al ganado, y para contrarrestarlo hay que establecer protocolos de inspección de daños», investigar si todos los ataques que se le atribuyen al plantígrado lo son y cuándo lo que hicieron fue alimentarse de la carroña de un animal muerto de otra forma, anotan. «Hay que perfeccionar y acelerar los métodos de indemnización para ajustarlos a los costes reales y al perjuicio ocasionado», demandan.

El libro anticipa un escenario con más ejemplares que se acercan a los poblados a alimentarse de los frutales y los contenedores de basura, lo que puede generar «bastante intranquilidad» y situaciones de riesgo.

Arranca la temporada de las restricciones de la pesca del salmón en Asturias

Arranca la temporada de las restricciones de la pesca del salmón en Asturias 624 443 N FCO. GONZALEZ AGUILA

La limitación de cupos, la reducción de zonas libres y la prohibición de usar la ninfa como cebo marcan el inicio de una campaña atípica

J. L. CALLEJA

GIJÓN.Sábado, 10 abril 2021, 03:45

Los ríos asturianos abren mañana una temporada (7.15 horas) marcada por las restricciones impuestas por la administración tras un periodo de pesca sin muerte para el salmón, que se inicio el tercer domingo de marzo, en el que apenas se vieron cañas. La campaña se extenderá hasta el 15 de julio y desde esta fecha hasta el 31 del citado mes se podrá seguir pescando, aunque sin matar al pez. Será el segundo ejercicio consecutivo en el que se verán de nuevo mascarillas por las riberas de los ríos. Habrá una subasta del campanu telemática y con acceso reducido frente al Monasterio de Cornellana. En todo caso, no parece que la cotización del primer ejemplar del año se incremente respecto a la última edición.

El primer día de la temporada, respecto al curso anterior, recupera la normalidad en cuanto a que se celebrará en domingo, ya que el año pasado fue el martes 19 de mayo. Pero lo que verdaderamente tiene interés en esta jornada inaugural para el colectivo de la pesca en general, así como para numerosos aficionados y curiosos, será saber quién echará a tierra el primer ejemplar del año en los cinco ríos salmoneros asturianos: Eo, Esva, Narcea-Nalón, Sella y Cares-Deva. Se trata, como es habitual, de una carrera por saber qué pescador llegará antes al precinto, es decir, a los de Xesteira, Casielles, La Rodriga, Portazgo y Panes. Aunque este año puede haber una mayor celeridad en el proceso, porque hay una nueva norma que obliga a los pescadores a comunicar a las guarderías de los distintos precintos la correspondiente captura del salmón en el momento en que se realice. En caso contrario podrían ser sancionados.

Al tratarse de una fecha en la que la primavera ya está un tanto avanzada se augura un campanu bastante madrugador como en los últimos años. Prueba de la rapidez es que el ovetense Íñigo Fernández Amantegui, por ejemplo, lo sacó en 2014 al minuto de abrirse la temporada, mientras que el año pasado este mismo pescador, que repitió, lo hizo 39 minutos después de abrirse la veda a las 6.30 horas, al ser la apertura en dicha ocasión en el mes de mayo.

Cabe recordar que campañas atrás hubo episodios verdaderamente emocionantes como cuando en 1996 se produjo uno simultáneo. El cangués José Manuel Mori Cuesta ‘el Marqués’, en el coto Piedra Blanca del Esva, y su paisano Tatariti, en la zona libre del emblemático Puente Romano de Cangas de Onís, en el Sella, lo consiguieron al mismo tiempo, a los diez minutos de permitirse echar la caña.

Lluvia y frío para mañana

No obstante, la captura del campanu podría contar con un elemento que puede elevar su dificultad. Existe previsión de lluvias y un descenso sustancial de temperatura desde las cinco de la tarde de hoy, lo que será un obstáculo importante a tener en cuenta incluso para los más avezados ribereños.

Sobre quiénes podrían hacerse con el primer salmón de la temporada, el citado Íñigo Amantegui tiene opciones en el coto El Tilo del Cares, Manolín ‘el Molinero en el coto Sierra del Sella, así como José Manuel Mori Cuesta ‘el Marqués’ en Piedra Blanca y el gijonés Pablo Tuya en Brieves, estos dos últimos en el Esva. No obstante, cualquier pescador experimentado cuenta con muchas opciones de conseguirlo en cualquiera de las zonas libres del Narcea y del Sella. Como dato a tener en cuenta hasta el 9 de mayo no habrá pescadores de fuera de Asturias a causa de la movilidad entre comunidades, con problemas para cántabros y gallegos en el Eo y el Cares-Deva.

 

 

En relación al precio del campanu, todo apunta a que será a la baja a causa de la crisis económica que conlleva la pandemia. No parece que alcanzará los 18.000 euros que pagó el Casino de Asturias en 2007 ni los 14.500 que abonó La Chalana en 2008. Posteriormente, la cifra se estabilizó entorno a los 6.000 euros y hace menos de un año se abonaron 2.000 euros, que pagaron las sidrerías ovetenses ‘El Bosque’ y ‘El Bosque de Javita’, quienes confirmaron su presencia mañana en la subasta de Cornellana.

Malestar con la normativa

Los pescadores, en cuanto a la normativa, están molestos por las numerosas restricciones. Del cupo anual de cuatro salmones están obligados a pescar dos en un coto, por lo que aquellos que no hayan adquirido alguno será difícil que logren dicha cuota. A ello se suma la prohibición del cebo de la ninfa entre el 15 de junio y el 15 de julio, lo que reducirá el número de ejemplares. A ello hay que añadir la supresión de zonas libres clave. Con todo ello, la opinión generalizada es que no se llegará a la cifra de 856 capturas de 2020.

 

 

Abrir chat